Un señor le pregunta al otro ¿ya le pusiste la silla al caballo? y el otro le responde si pero no quiere sentarce.
Ustedes saben que es lo que tiene alas y no puede volar, tiene patas y no puede caminar, tiene cabeza y no la puede mover? Pues muy fácil...Un Pollo asado.
Un jovencito entra a un baile, se acerca a una niña que está sentada y le dice: "Hola, ¿vas a bailar?". "Sí" responde la niña. El jovencito agrega: "Entonces, si te levantas a bailar, ¿por favor me prestas la silla?".
El profesor está entregando las calificaciones del último exámen, y las lee en voz alta: "Carlitos, nueve"; "Albertico, ocho"; "Juanito, CERO". Al escuchar su nota, Juanito protesta: "¿Y por qué a mí cero, profesor?" "Porque tu le copiaste todo a Alberto", responde el maestro. "¿Y usted cómo lo supo?" pregunta el niño. Y el profesor responde: "Porque tus primeras cuatro respuestas son exactamente iguales a las de Albertico; y en la quinta pregunta, Albertico respondió: "No me la sé". Y tu respondiste: "YO TAMPOCO""
La maestra pregunta a Juanito: "¿Con qué mató David a Goliath?" Juanito responde: "Con una moto, profesora" La maestra replica: "¡Como se le ocurre, Juanito. Fue con una honda!". Y el niño le contesta: "Lo siento, profesora, la marca no la sabía".
La niña pregunta a un técnico en electrónica que lleva un radio: "Señor, ¿usted es el que repara teléfonos?". El técnico responde: "No, niña, yo reparo radios". La niña insiste: "¿Está seguro de que no repara teléfonos?". El técnico confirma: "Sí, niña, estoy seguro, yo reparo radios". La niña afirma: "Pero, es que yo creo que usted repara teléfonos". El técnico, ya molesto, acepta: "Bueno, niña, sí reparo teléfonos". Y la niña termina: "Ah, ¿si? ¿Y entonces que está haciendo con ese radio?
Juanito pregunta a su papá: "Papito, ¿puedo bañar el gato?". El padre responde: "No, hijo, no lo bañes pues le puede hacer daño y hasta morir". Juanito desobedece a su padre y baña al gato. Al rato el niño llega a donde su padre llorando: "Papito, papito, fíjate que bañé el gato y se murió". El padre enojado reprende al niño: "Es tu culpa, Juanito, por eso te dije que el baño le podía hacer daño al gato". Pero Juanito se defiende: "Papá, pero el gato no se murió cuando lo bañé". "Entonces, ¿cuando?" pregunta el padre. "¡Cuando lo estaba ESCURRIENDO! papito"
El niño regresa a casa después del colegio, y pregunta a su madre: "Mamita, ¿por que será que en el colegio los demás niños me llaman DIENTÓN?. La madre le contesta: "No les hagas caso, hijo, pero procura mantener la boca cerrada porque me rayas el piso".
Un niño invita a su compañerito del colegio a cenar en su casa. Al sentarse a la mesa le pregunta: "Oye, ¿tú no rezas antes de cenar?". Y el compañerito le responde: "No, viejo, mamá sí cocina bien"
Una niña de cuatro años hala el cabello a su hermanito de siete años. Al quejarse con su madre, esta le dice: "Debes ser paciente con tu hermanita, ella no sabe que eso duele". Al momento la madre escuha a la niña dando grandes gritos de dolor y encuentra al niño halándole el cabello. Al ver a la madre el niño exclama: "¡Ahora ya sabe¡"
Una madre ayuda todos los días a su hijo con sus tareas escolares. Al cabo de una semana llega un día el niño de la escuela e informa a su madre: "Mamá, perdiste el año".
Una niña pregunta a su madre: "Mamá, mamá, mi papá ha dicho que descendemos del mono, ¿eso es cierto?". Y la madre le contesta: "No sé, hija, tu padre nunca ha querido presentarme a su familia".
El jovencito solicita a su padre: "Papi, por favor préstame el carro para salir un rato. Quiero que mis amigos me vean manejando un automovil de cincuenta millones de pesos". El padre le responde: "Mejor te doy setecientos pesos para el bus, así tus amigos te podrán ver en un bus de CIEN millones de pesos".
Un niño llega corriendo a donde su madre, que tiene fama de tacaña: "¡Mamita, mamita, ¡me mordió una víbora!" La madre contesta angustiada: "¡Por Dios¡, mijo, ¿Cobra?" Y el niño responde: "No se, mamá, creo que fue gratis, pero dolió mucho"
Una niña llega corriendo de la calle a donde su madre: "Mamá, ¿la abuela sabe mucho de mecánica?". La madre responde: "No, niña, nada". Y la niña reclama: "Entonces, ¿Qué está haciendo allá en la calle debajo de un camión?".
Un niño dice a su madre: "Mamá, quiero que me lleves al circo". La madre responde: "No, mijo, el que quiera verte tiene que venir aquí hasta la casa".
Una madre con su hijo está visitando a su hermana. El niño le dice a su tía: "Eres una vieja tonta". Al escucharlo la madre lo reprende y le exige que se disculpe: "Dile de inmediato a tu tía que lo sientes mucho". El niño va donde su tía y agrega llorando. "Tía, tía, siento mucho que seas una vieja tonta".
En una fiesta infantil Juanito está comiendo demasiado. La señora de casa le llama la atención: "Juanito, por Dios, para de comer tanto pastel de chocolate que te vas a reventar!". El niño responde: "No se preocupe, señora, sólo deme otro pedazo, ¡Y váyase a otra parte!.
La madre de Juanito, para tratar de aplacarlo le dice: "Por favor, hijo, no seas tan travieso, compórtate bien, que por cada travesura tuya, me sale una cana". Juanito accede: "Está bien, mamá, pero seguro de niña tu fuiste peor que yo, porque mira no más como está de canosa la abuela".
Un libro de matemáticas está tirado en el suelo, en un pasillo de la ecuela, y está llorando. Al pasar un niño le pregunta al libro: "Libro, libro, ¿Por qué lloras?". Y el libro le responde: "Hay, Juanito, es que tengo ¡Tantos problemas!".